Nemedjäh

Sentiros bienvenidos en este blog de comics, rol, literatura, música, cine y otras hierbas...

jueves, marzo 10, 2005

EL BETERETÉ DE LA TATARATUÍ

Balki y Larry, we miss you

No es ni una letra de Nosotrash, ni de King África, ni tampoco, abusemos del gafapastio, un relato de Julio Cortázar. Este objeto de discordia vió la luz en uno de los capítulos de Primos Lejanos, el cual es el único que recuerdo y, mira por donde, hoy me acuerdo mucho.

Los que a principios de los 90 nos encontrábamos malgastando nuestras vidas entre aventuras gráficas de LucasArts, Alex Kidd y todo un compendio de series que en menos de dos años estaban más que quemadas, probablemente recordemos las aventuras de Balki y Larry y más de uno que conozco (entre los que me incluyo) se tragaba todos los capítulos. Pero profundizemos en la intrahistoria:
Esta serie de nombre original con aroma purpeliano es del 86, es decir, vino a España en el mismo paquete que Punky Brewster y California Dreams, por citar las más horteras (aunque yo veía esta serie como una rival de Padres Forzosos, me imagino que por lo de los parentescos). La historia ya nos la sabemos, lo que tal vez no sepamos (o sí) es que Bronson Pinchot (nombre de tío duro para papeles de locaza como los que tuvo) , Balki, además de salir en la saga Detective en Hollywood, Risky Business y poniendo voces en Eek el gato, sin olvidar el papel del desquiciado y perverso Craig Toomy en la adaptación de los Langoliers de Stephen King. Por otro lado, Mark Linn-Baker, por ser el primo malaje, no tuvo mayor trascendencia, si acaso decir que aparece en Manhattan, de Woody Al(meeec, alerta gafapastosa)...de un director/actor judío con gafas y tendencia hacia las jovencitas.

Bueno, ¿pero de que va el capítulo ese? pues resulta que Balki se nos casa, true believers, y segús sus consabidas ancestrales costumbres, tenía que colocar a su prometida (Mary Anne, para más señas) y a él el sagrado, ejem, be-te-re-TÉ-de-la-ta-ta-ra-TUÍ(pronunciese como si estuvieras escupiendo); una suerte de collar como los que años más tarde se popularizarían entre los pseudo-surferos, pues no sólo iban a renacer Mecano y los mullets.
Por supuesto, los capítulos seguían más o menos una estructura, como toda comedia de enredo digna de llamarse así, seguro que en muchas series producidas por Aaron Spelling se ocultaban Haim Saban y Shuki Levy bajo seudónimo. Así pues, Balki confía el collar a Larry el cual, por supuesto, lo perderá pues el muy capullo se comió una naranja y guardó la piel en el estuche del collar y ya imaginais el resto, los dos primos pasando el día de la boda en el vertedero buscando el puñetero betereté. Todo ello aderezado con un acento hindú exótico y cachondo, pues recordemos que no conocíamos todavía a Apu, y un final feliz, boda incluida.

La pena es que ya los veranos no se aprovechan como antaño para reponer series que sabían que nos íbamos a tragar como si la vida nos pendiera en ello, no me digan que no es preferible eso a tener a las batallas matinales de televerduleras. Y si no, aún se me ocurre una lista de títulos que poner, sres. Polanco y demás adláteres.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal