Nemedjäh

Sentiros bienvenidos en este blog de comics, rol, literatura, música, cine y otras hierbas...

lunes, marzo 28, 2005

PATRULLA-X: LOS AÑOS PERDIDOS

X-Men: Hidden Years, por Byrne/Palmer

Gracias a las vacaciones semanasanteras he podido dar buena cuenta de una pila de libros y comics cada vez mayor, entre otros pude terminar la serie cuyo título nos ocupa y que gracias a esa invasión de retapados after hours he podido recuperar.

Pongámonos en situación: John Byrne siempre ha sido uno de los grandes en esto de los superhéroes y tuvo una época en que decente era lo menos que podíamos llamar a su obra hasta que, muy prolífero él, quiso abusar de su situación.
En fin, que al amigo Byrne le da por recuperar a la Patrulla-X original retomada desde aquel número 66 que cerró el título mutante. Suena bien, máxime cuando Byrne ha ofrecido algunos de los mejores momentos de la colección, insuperables, para mi gusto y presumiblemente el de muchos; no obstante aún tenía frescas las cicatrices de aquel Spiderman: Capítulo Uno en el que tocó fondo.

Pero en fin, que resulta que tras empaparme de los 22 números de la serie uno ha salido contento, que está muy bien, oyes, y no sólo es entretenida sino que me resulta el título mutante más interesante de los que por entonces ofrecía la Casa de las Ideas, aunque sea una de tantas revisitaciones de viejas andanzas de viejos personajes. Todo un punto para el señor Byrne.

Para nuestra fortuna, no nos encontramos con el Byrne de las tropecientas páginas diarias, sino con el que disfruta creando y dibujando historias de la Patrulla permitiendo un buen fluido creativo y narrativo que no se extendió más debido a la prematura cancelación de la serie (y el posterior cabreo del señor John Byrne que no ha vuelto a relacionarse con Marvel desde entonces), sin que ello impida disfrutar menos estos 22 números. No es una colección espectacular, sino correcta y amena con algunas ideas bastante buenas, lo suficiente como para enganchar sin olvidar de lado que todo tiene que encajar con una continuidad bien engrasada.

Gráficamente impecable, Byrne bebe de las fuentes de Jack Kirby y Neal Adams no sólo por mero continuismo con la serie original, sino como fan confeso que se declara, lo cual se nota y, por supuesto, es de agradecer. Y ojo con el entintador de lujo, Tom Palmer (!!), que se complementa con JB a las mil maravillas; no puedo evitar adular en exceso a Palmer pero es que obviando el hecho de que sea un entintador cojonudo, que lo es, apuesto a que todo aquel que ha sido y es fanático de La Tumba de Drácula (como un servidor, of course) tiene al señor Palmer como uno de sus entintadores preferidos. Al menos es mi caso.
De entintadores tenemos que hablar también, pues fugazmente aparecen Terry Austin, entintador por excelencia de Byrne, y Joe Sinnott, otra estrella que, en este caso, forma parte de uno de esos experimentos made in Byrne que incluso echábamos de menos, pues comparte tintas con Tom Palmer dedicándose él a entintar únicamente a los 4 Fantásticos, chapeau.

Por supuesto, Byrne, como suele suceder en ocasiones, peca de ambicioso y eso de incrustar a Tormenta en la serie pues como que no me convence pero reconozcámosle momentos muy buenos que él mismo ha creado como la muerte de la madre del Ángel y/o ese reverso tenebroso de la Bestia, así como el plantel de secundarios que habían caido en el limbo hoy día.

Cuando un mismo equipo se encarga de una serie durante casi dos años normalmente (al menos antaño) era buen síntoma siempre que el cansancio no mellara a los autores, quizás por ello nunca sabremos si la serie hubiera continuado de manera tan óptima pero al menos tenemos 22 números para recordar que Byrne es un nombre de oro en la historia de los mutantes.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal