Nemedjäh

Sentiros bienvenidos en este blog de comics, rol, literatura, música, cine y otras hierbas...

viernes, abril 16, 2004

STRANGE DEJA-VÙ

En esa genial obra maestra de Dream Theater llamada Metropolis Pt.2 se narra una aventura místico-ci-fi donde Nicholas, el protagonista, acude a una sesión de regresión para darle explicación a esos recuerdos inexplicables que él tiene que resultan ser experiencias de una vida anterior. Por otro lado, Matrix nos explica que estas sensaciones son fallos del mismo Matrix.

Todos en nuestra vida hemos tenido alguna vez un deja-vù como llaman los franceses que, tiene que significar algo así como "ya visto", ¿no? bueno, en mi caso es algo peculiar ya que soy tremendamente despistado y a veces olvido nombres y caras y/o las asociaciones entre ambas, lo cual es bastante embarazoso pero cuando ocurre una "coincidencia cósmica" como la que me ocurrió ayer empiezas a rayarte y a pensar en miles de cosas.

La historia comienza cuando después de visitar a mi novia voy a coger el autobús para volver a casa, rutina casi diaria que desemboca en aburrimiento como es normal, por ello suelo llevarme el disc-man o algún libro en una pequeña mochila para hacer más llevadera la travesía que, aunque sean unos 20 minutos más o menos, se me hace muy monótono. Bueno, como contaba resulta que detrás mía va a subir una pareja de mi edad aproximadamente y la cara de ella empieza a sonarme a alguien que conocía pero que ni idea así que, en fin, me siento y apoyo la cabeza contra el cristal como de costumbre; esta vez no hay libro ni disc-man.
La pareja, que había subido ya, se sentó detrás de mí y entonces la chica me dice:

- ¡Hey! A tí te conozco, no recuerdo de que pero se que te conozco.

Claro, yo me quedé más confuso que antes y le dije que a mi también me sonaba pero que no caía ni de coña; nos presentamos (o nos re-presentamos de nuevo, quien sabe) pero nada, que algún elemento fallaba. Tanto ella como su novio y yo estábamos mazo de estrañados porque parecía una laguna mental de películas como Paycheck (por citar una de las últimas que he visto, pero seguro que las hay mejores, solo que...no me acuerdo) o casos de Expediente X hastq que al final hallamos una explicación que dimos por válida.
Tras preguntarnos por sitios que frecuentamos y gente que conocemos al final resultó que había amiguetes comunes (Cádiz es muy pequeño) y que un amigo suyo había estado conmigo tocando en un grupo y ella había ido a vernos ensayar un par de veces, claro que, yo no me acordaba de nada.

El caso es que estuvimos hablando todo el viaje (aunque fueran 20 minutos) y conocí a la pareja que, de hecho, eran muy simpáticos, además, aprendí que en ese grupo habíamos tenido hasta fans y todo jejeje pero lo curioso es que gracias a esa situación tan rara se convirtió un acto tan rutinario y aburrido en una historia que contar, muy rara, si, como las buenas historias, así que espero que la próxima vez que vuelva de casa de mi novia y no tenga disc-man ni libros a mano, el hado sea bondadoso conmigo y me ponga algún colega en ese autobús o alguna situación como la de ayer.

O igual es el matrix...

Bueno, no, que no me gustó esa trilogía.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal