Nemedjäh

Sentiros bienvenidos en este blog de comics, rol, literatura, música, cine y otras hierbas...

miércoles, abril 06, 2005

MECANO: WELCOME TO MY NIGHTMARE

No puedo con ellos. No dejan de perseguirme. Parece que todo ha pasado y siguen allí. ¿Por qué?

Hay cosas que me sobrepasan, y eso que los años hacen a uno más sensato, aunque no lo parezca, y más tolerante y taimado pero con Mecano no puedo.
Llevan siendo mi involuntaria banda sonora desde que tengo memoria, hipnotizaron a mi madre y mis tíos en su día (y mi hermano hace relativamente poco), pero conmigo no podrán, lo cual no les impide intentarlo. No hay año que no se tenga noticia de ellos y ya lo último es un musical con el respaldo incondicional, amen de coñazo supremo, del Emperador de los Refrescos (puñetero anuncio).

Y venga a hacer sonar el bombo, que si la horrible película aquella de Santiago Segura, que si la no menos horrible serie de José Coronado (que en su día empezé a ver, lo admito, pero lo deje al segundo capítulo, como es habitual); en definitiva, todo daños colaterales por esa pretendida y fallida recuperación de los 80 de la que sólo veo mullets y Mecano. Todo un fracaso (¿alguien abrió la boca con el regreso de Europe? ¿ein?).
Maldito el día que cayó en sus manos el casiotone con el que grabarían su primer disco, aquello fue la primera gota de una tortura china incesante cuyo momento de auge, si no recuerdo mal, fue en 1990 o 92, con el cacareado Aidalai; aún no me explico cómo sobreviví a aquello.

Por lo menos alguien les ha hecho justicia

Precisamente ese disco fue uno de los primeros discos, si no el primero, del recien estrenado formato CD. Hay que joderse. Lo peor es que en ese disco le cantaban a todo Cristo (sí, a él también; nadie escapó) e incluso al Lama (me gustaría pensar que no fue por la chuminada aquella del meccano que tenía de pequeño, según ellos); y aquel demoníaco plástico sonó durante días entre las paredes de mi casa. Que horror.
Ni siquiera les frenó una separación a la antigua usanza como la que tuvieron, con los hermanos Cano tirándose los trastos a la cabeza, qué va, cada uno en solitario mostrando que el germen gafapastoide que se estaba cociendo (o eso pretendían) tenía que salir por algún lado, bien fuera escribiendo opera, haciendo discos intimistas de easy-listening o mostrando su lado femenino (pfff), sea como fuere, estaba claro que eran carne de cañón para Kiss F.M., y caprichoso hado así lo dispuso.

Dicha emisora tiene parte de culpa en esto, el bombardeo ha sido incesante, cual señal apocalíptica y, hoy en día, pues ya ven ustedes. Lo curioso es que en sus emisiones conviven temas de Mecano en conjunto, Nacho Cano (¿a quien puñetas le gusta aquello de Vivimos siempre juntos?) y Ana Torroja. Parece que el otro hermano de la cara tan seria no tuvo exito con las radiofórmulas, pero tuvo su pequeño escarceo con la telefórmula, a falta de otra fórmula que le prometiera más éxito (??). Sí, recuerdan ustedes bien, fue en esa serie de treintañeros que iban al instituto, que por aquel entonces eran muy pocas. La gracia es que no le reconocía nadie, claro, eran malos tiempos para un músico iluminado que la cruel indutria musical había relegado a compositor de casiotone.

Pero como las iniciativas televisivas o pseudo-gafapastosas sólo están bien (??) cuando uno se lo puede permitir, el hambre unió al separado grupo. Aún recuerdo esa entrevista en el programa de Miguel Bosé (¡vaya reunión!). Por supuesto, hoy en día siguen separados pero han perdido la vergüenza a la hora de juntarse cuando cuelgan telarañas de la vajilla, que eso no lo saben hacer todos.

Depongan las armas compañeros, pero yo aún les doy muchos años de estratagemas retorcidas y planes de conquista mundial. Mecano siempre que vienen, es para quedarse; o tal vez es que nunca se fueron.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal