Nemedjäh

Sentiros bienvenidos en este blog de comics, rol, literatura, música, cine y otras hierbas...

lunes, abril 18, 2005

MULLET CITY

Tú también no Homer

Servidor de ustedes profesa una profunda devoción a la página (con blog incluido) del señor Viruete, no es ningún secreto ni tampoco es una adulación gratuita, simplemente considero que sus artículos y demás paridas son cojonudos como mínimo.
Pues bien, mucho se habla en el universo viruetero de ese peinado tan característico que creiamos perdido en los 90 pero que ha vuelto con fuerza para deleite de pictos urbanos y descojone de viejas máquinas criticonas, como el que os escribe. Sin más rodeos, hablo del mullet.

Sr.Viru, usted que se dedica a la caza del mullet y es docto en la materia, queda invitado a darse un garbeo por Cádiz, donde resido y escribo tanta sandez, cápital del mullet y bastión angango donde los haya.

Desconozco como será la situación de este peculiar peinado en las ciudades grandes pero es que aquí parece que le crece a todo el mundo cumplidos los 14 años, a todas horas y en todo lugar siempre hay un individuo con el negocio por delante y la fiesta por atrás (melena argentina es otro nombre que he escuchado), si no me encuentro 30 mullets desde mi casa hasta la facultad un día cualquiera es que no he visto ninguno. Una cosa exagerada, en serio; hasta, válgame Dio, enanos de 7 años campan por las calles nuca cubierta y sienes limpias.

Lo cierto es que en un principio estos pelos me caían simpáticos, ¡hasta Peter Parker llevó su mullet gracias a Sal Buscema y Romita Jr.! por no hablar de más de un grupo de hard rock de la época, pero eso es otra historia. El mullet era algo simpático, Billy Ray Cyrus bien lo sabía.
Pero hoy en día es ya otro cantar, el pequeño dictador que subyace en mis entrañas clama por una limpieza étnica de la que se salvaría únicamente los cantantes de country y aquellos que hayan despertado de un coma en el que entraron en 1986. El resto irían a los campos de trabajo stalinistas que dispondría para la ocasión, pues lo cierto es que muchas veces el mullet implica cierto grado de gilipollez en el portador, es un hecho empírico.
No me malinterpreten, me sigue pareciendo una cosa cachonda esto del mullet pero normalmente donde hay un mullet hay un angango que lo lleva, lo cual cansa bastante. Sirva pues esta chorrada como homenaje al nuevo elemento típico de este ciudad, igual ustedes quieren mostrarme cuan equivocado estoy y en sus pueblos hasta el gato lleva mullet pero fiense de la palabra de este viejo amigo de ustedes, y si no que baje John Denver y lo vea.

Su propio mullet con sólo dos pasadas de maquinilla

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal