Nemedjäh

Sentiros bienvenidos en este blog de comics, rol, literatura, música, cine y otras hierbas...

martes, diciembre 06, 2005

EL JEVI MOLA

Aun a pesar de mi exilio, siempre que tengo ocasión le echo un vistazo a mis blogs preferidos (ya saben, aquí a la izquierda) y entre ellos, como no, el del amigo Viruete, ya citado mas de una vez por estos lares.
Pues bien, hará cosa de un par de semanas, Viru se sacó de la manga un artículo sobre el perfil del heavy pajero surgido (o mejor “forjado” que suena como más heavy) en los 90 con el que recuerdo haberme reído como nunca. Debo decir del señor Viru, cuando tuve el gusto de conocerlo, que su cultura musical no tiene limites, pues estuvimos discutiendo largo y tendido y me alegró ver que teníamos muchas similitudes y pocas discrepancias en cuanto a gustos, en definitiva, alguien con bastante criterio (vamos, que por eso le voy a disculpar el meterse con Queen, Sr.Viru XD).
Digo esto porque no sólo no me sentí aludido (ni mucho menos, que ya se sabe cuan sensible puede ser la gente en la burrosfera) al leer dicho artículo, sino que estuve pensando en mí mismo y por qué me gusta el heavy, más aún estos días que escucho mucha música, pues en casa es más difícil.
Por supuesto, como no podía ser de otra forma, mantengo mi duradero idilio con los guitarreos, el cuero y los pelos largos, pero ello no me impide constatar que fue el propio heavy metal el encargado de cavar su propia tumba.
Quiero decir, cuando descubrí a Maiden, Saxon, Judas y demás y yo quería ser un nuevo Randy Rhoads o Eddie Van Halen, aquello me parecía la grandísima leche y por suerte sigo sintiendo lo mismo, con alguna que otra reserva, cuando los escucho de nuevo.
Y, sí, cuando llegaron las oleadas germánicas (los primos tontos de Helloween) y los italianos (mejor ni hablar) yo los abracé como a un padre, hasta que las tres neuronas que me quedan, que fueron las mismas que me avisaron que los capítulos de Bioman se parecían mucho sospechosamente entre ellos, volvieron a hacer acto de presencia con similares resultados.
Así pues me parece que precisamente es ese el problema, que el heavy no hay que tomárselo demasiado en serio, salvo cuando es serio. Quiero decir: el heavy es serio. Los solos de Adrian Smith y Dave Murray eran herencia directa de los solos de los Eagles, las armonías y composiciones en Blizzard of Ozz son puro Lennon/McCartney (lo que sí es una broma es el tío que canta en ese disco, pero esto no es nuevo) e incluso Alex Skolnick consigue convertir auténticos solos de bebop en trash metal. Hasta, he llegado a oír de un profesor de canto que Ronnie James Dio (como saben, santo patrón de este blog) es el cantante con mejor técnica vocal que existe.
Pero luego pasa lo que pasa, que todos quieren ser más pretenciosos que nadie y de la misma manera que hay grupos que pillaron la idea y fueron buenos sin llegar a tomarse en serio ni ellos mismos (a quién no le gustan Twisted Sister o incluso Lizzy Borden?), también hay otros que no hace falta ni parodiarles ya que ellos han hecho ya todo el trabajo, véase Manowar (y que conste que me gustan). O sea: que veo más honrado a un grupo que basa su estilo siendo consciente de sus virtudes y carencias, cuya intención es al fin y al cabo la de hacer buenas canciones que a cualquier subproducto de nueva hornada reclamando aquello del true metal, la hermandad del metal y todo eso, ya saben, productos para los Ragmans de hoy (los de ayer molaban mucho más, ande va a parar).
Porque al fin y al cabo, la culpa no fue sólo de invasiones de Rhapsodys y Metaliums, sino que como ya dije antes, fueron los propios “maestros” quienes dejaron el culo al aire: estúpidos reality shows, oportunistas cambios de cantante, reuniones más oportunistas aún, aquellos “diez mandamientos” que no se creían ni ellos, que si nuestro true metal es más true que el mismo metal, que si el bollywood lyric dark visigothic metal mola más que tu black quake loquepuñetasselesocurra metal, que si ahora sólo vivimos de baladas chorras y cada una menos chorra que la siguiente, luego un disco de vuelta a las raíces para contentar a los fans de siempre...que ya me conozco el cuento, vamos.
Pero por suerte, si algo tiene el seguidor de este estilo (como un servidor, por supuesto) es que por muy bajo que pueda caer siempre que desempolva uno de sus discos preferidos, lo flipa como la primera vez, pues el heavy engancha con el oyente como nadie. Y eso siempre caracteriza a un buen grupo. El jevi mola, no lo duden.
Y ahora, un poco de UFO pa las orejas...doctor, doctor, pleeeeeease...

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal