Nemedjäh

Sentiros bienvenidos en este blog de comics, rol, literatura, música, cine y otras hierbas...

martes, diciembre 20, 2005

X-STATIX

X-Statix


El haber regresado a casa por navidades me ha hecho encontrarme con una torre de comics esperando a ser devorados, y como al contrario que la mayoria de los que me rodean, yo estoy de vacaciones, pues llevo unos dias de lectura muy intensiva.
Y como no podia ser menos, X-Statix tenía especial prioridad.
Recuerdo que descubrí tarde esta serie, o al menos más tarde de lo que yo hubiera querido. De hecho, en mi viaje a Madrid, del que ya hablé por aquí, me hize con los números de Fuerza-X a cargo del tandem Milligan-Allred.
La razón es muy fácil: nunca he sentido especial apego a los cachorros X (y si encima hablamos de la colección originariamente realizada por Rob! pues apaga y vámonos), así que aunque Mike Allred me hacía gracia y no tenía muchas referencias de Peter Milligan, pues pasé del asunto. Craso error.
En cuanto le hinqué el diente a los primeros dos tomos de la ya por entonces X-Statix aquello era un frenesí lector, un no parar. Imposible no engancharse y pedir más dosis de estos mutantes carne de salsarosas y demás. Marvel había dado en el clavo, y de qué manera.
Para empezar, un guionista que cuando se lo propone convierte en oro todo lo que toca (y si alguien lo duda que le eche un vistazo a Shade, el hombre cambiante). Peter Milligan es un punto y aparte en la generación Vertigo y le da a este título su sello británico tan característico de estos autores, plagado de chistes privados y sutiles y unos dialogos y juegos de palabras de impresión. Combina la ácida crítica a los tíos en leotardos con el puro rock and roll. Pasárselo bien haciendo lo que te da la gana, y eso se nota.
Igualmente es el caso del gran Mike Allred. Auténtico delirio pop (siempre quise decir algo así), ha conseguido hacer del título que nos ocupa algo personal (aunque ha tenido ayudantes de lujo, para regocijo del que escribe, como son Darwyn Cooke y Phillip Bond). No sólo es un tío con técnica, sino que le da una vida a los personajes y situaciones como nadie, con una puesta en escena impecable (aunque se resiente en los últimos números, cuando tiene que dibujar a tanto personaje junto).
Así pues, estos dos colegas han creado una de las mayores obras maestras del género superheróico y sobre todo hay que aplaudirles el hecho de insuflar nueva vida a no sólo una colección que no era ninguna maravilla ni siquiera a una editorial que, sinceramente, tampoco tiene un rumbo claro de un tiempo a esta parte; sino a todo un género que agradece mucho la presencia de sangre nueva e ideas originales. Es la alegría de leer un buen comic, te gusten o no los superhéroes, y punto.
Suyos son momentos impagables (espero pegarles una relectura como muy pronto este verano) como el rescate de Eliancito, el desarrollo de Venus de Milo y del que probablemente sea mi personaje preferido: Guy Smith, la entrada en el grupo de Lady "Henrietta" Di y la versión milliganesca de las pelis de terror japonesas, y etc...así como el enfrentamiento final con los Vengadores, como no podían dejar escapar Milligan y Allred, y el apoteósico final en el que los autores, cansados y conscientes de haber contado todo lo que tenían que contar, le dan al grupo el único final válido para este grupo. Un final sobre el que podríamos escribir ríos de tinta y pixels acerca de su concepto de heroicidad y su papel en la sociedad superheróica, amen de muchos más temas pero sea como fuere, creo que echaré de menos a este grupo. Acojonante. Chapeau, Peter. Chapeau, Mike.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal