Nemedjäh

Sentiros bienvenidos en este blog de comics, rol, literatura, música, cine y otras hierbas...

jueves, abril 29, 2004

A SAN JACK KIRBY, GRACIAS

Este título parece el de un típico panegírico en el que pondré a las nubes al genial y desaparecido genio de los lápices (y eso es quedarse corto) pero es que tengo que darle las gracias a alguien por lo que ocurrió en mi historia y debo jurar que es de esas cosas que te pasan una sola vez en la vida y no se que clase de ser superior ha alterado las probabilidades y ha movido los hilos del destino para que me ocurriera lo de este sábado.

Explico, como muchas buenas historias, esta empieza con el protagonista, o sea, yo, recorriendo las calles de la ciudad solo y de madrugada (cosa así de las 2:30/3). Iniciaba el camino a casa sumido en mis pensamientos (toma ya) y temiéndome que iba a tener que cancelar mi suscripción a la colección de comics de Hulk que estoy siguiendo por falta de dinero ya que, además, estoy ahorrando para comprarme una Fender (mi Ibanez se cae a pedazos la pobre) y no puedo con todo.
Así pues, cuando voy a cruzar una calle, enderrepente, el viento arrastra un papelote doblado por el suelo y lo lleva hasta mis pies. Con cuidado y disimulo lo cojo y.....(!!!) JODER!!! 50€!!! Si señor! De golpe y porrazo me encuentro un billete de 50 mortadelos aunque, mejor dicho, el billete me encontró a mí; así que, dando gracias a todos los dioses conocidos y por conocer ya empecé a correr hacia mi casa con el billete metido en el bolsillo interior de mi chaqueta y mi mano dentro custodiándolo, vamos, con lo fácil que me habían caído los 50 euracos, seguro que más fácil desaparecían.
Afortunadamente, llegué a mi casa y comprobé que no eran falsos así que empezé a desvariar sobre los ángeles de la guarda y como los dioses nórdicos se han apiadado de un seguidor de sus aventuras, o el propio Jack Kirby al ver que un fan suyo y de su legado tiene problemas para permitirse el vicio de los comics jejeje.

La cosa es que esta historia es un hecho verdaderamente peculiar y aunque el dinero no da la felicidad, hay que ver como se tambalea ese precepto cuando te encuentras semejante billetazo tirado por ahí de la misma manera que una bolsa de pipas vacía o un palo de chupa-chups y, no solo queda ahí, sino que al día siguiente mi madre se encontró un billete de 5 que me regaló por la coincidencia y por la necesidad, vamos, un ombligo redondo el mío aquel fin de semana.

Encima, el domingo ganó el Barça (!!!) y el lunes no tenía clase con motivo de San Isidoro, patrón de las facultades de Filosofía y Letras.

Así pues,sea quien haya sido responsable, si lo hay, terrestre o extraterrestre, humano o divino, muchas gracias!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal