Nemedjäh

Sentiros bienvenidos en este blog de comics, rol, literatura, música, cine y otras hierbas...

sábado, septiembre 18, 2004

BYE, BYE, JOHNNY

Si tenemos que elegir al grupo más castigado en los últimos años creo que nos quedaríamos con los Ramones. No hace ni dos años (creo yo) que murieron el bajista Dee Dee y el carismático cantante Joey cuando ayer viernes me entero de que esta vez la parca ha visitado a Johnny, el eterno macarra de melena lacia que sólo sabía un acorde y, además, lo tocaba mal.

Una terrible lástima, la familia Ramone sigue llenando el panteón y ni los medios se acuerdan ya. Este colgado guitarrista, fiel a la escuela punk, o sea, sabiendo tocar lo mínimo o nada, fue tan importante para el punk como lo fue el mismo Johnny Thunders, su guitarra era el sonido del punk-rock proveniente de California, era un sonido que inspiraría a generaciones enteras de músicos, incluyendo a mis admirados Kiss o Motörhead.

No, no me gusta el punk, nunca me ha gustado (si acaso grupos como Hellacopters, Buckcherry...vamos, punk-rock, por ponerles la etiqueta), pero para los Ramones siempre les he ofrecido mucho más que respeto, puedo detestar (y detesto) a miles de grupos de punk, mucho de ellos de los grandes, incluso, pero los Ramones no, los Ramones eran la leche.
Esos tíos se subían, se colgaban los instrumentos y, de repente...one, two, three, four!...y atacaban con todo el cafrerío y el salvajismo del rock unos temas simplones que encerraban toda su filosofía acerca de la música sin cortarse un pelo: hacían lo que querían y disfrutaban como enanos.

El que escribe destaca entre su repertorio a dos canciones: Rock and roll radio y Sheena is a punk rocker, es inevitable escuchar temas como estos y no contagiarse del frenetismo rockero ramoniano (cosa que es fácil pues, como acertaban los Petersellers, todos sus discos son iguales que el primero). Por supuesto, recuerdo mucho mi breve etapa de guitarrista de grunge (tampoco soporto el grunge, pero esto es otra historia) en la que tocaba Blitzkrieg pop ante un minúsculo público y, por supuesto, mi hermana es una ramoniana declarada y mío fue el honor de descubrirle este grupo. Si no los habéis descubierto, ya sabeis, nunca es mal momento, por desgracia, parece que este grupo eligió un mal momento para dejar de oler pegamento, como diría el jefe del aeropuerto en Aterriza como puedas (si conocéis a los Ramones sabéis a qué me refiero).

...hey-ho, let's go...

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal