Nemedjäh

Sentiros bienvenidos en este blog de comics, rol, literatura, música, cine y otras hierbas...

domingo, mayo 22, 2005

...Y SE VENGARON LOS SITH

Hasta donde recuerdo, nunca se ha hablado del Lucasverso aquí en Nemedjäh, lo cual no significa que a un servidor no le guste, mas bien todo lo contrario pero sin llegar a ser (ni pretenderlo) un obsesionado y puñetero coleccionista o, Crom me libre, un talifan de la saga. Me quedo en que la trilogía original me ha parecido desde siempre una de las historias y películas más cojonudas de la historia y que toda la gloria y reconocimiento que tiene Lucas y la saga misma es más que merecida.

Es cierto que no comulgo mucho con las dos primeras entregas de la nueva trilogía, los 2 primeros episodios como todos sabemos; me parecieron aburridas, insulsas y faltas de ideas en algunos casos, si bien nos permitió adentrarnos en ese gran personaje que siempre ha sido Obi-Wan Kenobi, uno de mis preferidos.

Antes que nada, atentos a los posibles SPOILERS. Avisados quedan.

Como decía, los dos primeros episodios no me gustaban mucho que digamos pero, como suele suceder, yo tenía grandes esperanzas, aunque sin pasarse, en esta última entrega. Y lo cierto es que me gustó mucho, bastante diría yo.

Primero hay que tener en cuenta que uno va a ver una película de Star Wars y eso, aunque sea un tópico, es todo un espectáculo. Hablamos de la space opera por excelencia, aquella que marcó un antes y un después en el cine y trascendiendo a otros campos y, por supuesto, no hablamos tampoco de una película de acción y aventuras como cualquier otra pues un combate o una persecución de George Lucas nunca puede compararse con otros, los convencionalismos de George Lucas siempre se escriben con mayúsculas, y eso es importante recordarlo.
Por ello, nada más que añadir de la cantidad de coreografías y montajes con los que cuenta la película, pues ya hablan por sí mismas.
Respecto al elenco de personajes, quedan bastante diferenciados los principales, que son siempre los mismos a lo largo de todas las seis películas, de los secundarios, que son mero soporte de la historia y nada más, ni Mace Windu, ni Padme Amidala, ni incluso el Conde Dooku o Darth Grievous adquieren la relevancia que algunos esperan. Lucas sabe qué papel tienen en la historia y dónde terminan, no quiere convertirlos en los presonajes carismáticos que no son.

Ahora bien, si en El retorno del Jedi aborrecimos a los ewoks, podría establecerse cierto paralelismo con esta, también, tercera entrega donde se abusa bastante de los droids y, en apariencia, tienen el mismo papel intencionadamente cómico que los mencionados ewoks, además con un doblaje malísimo. Por otra parte, vemos a los wookies que, aunque sólo sean un pretexto para mantener "ocupado" a Yoda, molan bastante, ¡y encima aparece Chewie!
Al propio Yoda también le he acabado cogiendo cariño, yo renegaba del Yoda computerizado (el muñeco de la saga original molaba más) que daba saltitos pero la cosa es que lucha como un cabrón y mola bastante, he caído víctima de ILM.

Por supuesto, algunos temores míos se confirmaron como puede ser una explicación del cambio de Anakin al Lado Oscuro a través de escenas (como aquella con Mace Windu y el senador Palpatine) y diálogos muy cogidos por los pelos y el momento más temido de todos, cuando a C3PO lo mandan a que le borren la memoria. Ya sé que es muy difícil hacer otra cosa pero uno se hace viejo y criticón y no todo van a ser elogios para el tío George.

Eso sí, encontramos aquí mucha poesía barata propia de la saga starwarsiana que a nosotros nos encanta y que no necesita más ni nunca la ha necesitado. La película es oscura, como corresponde a una historia tan ominosa como esta, siendo la oscuridad invadida por un pequeño pero enérgico y resplandeciente sol en la lucha entre Anakin y Obi-Wan y, por supuesto, esa escena final en que los dos soles de Tatooine despuntan al alba para alumbrar al recién nacido Luke anunciando, claro está, una nueva esperanza, que como sabemos es otra historia.

Así, termino esta reseña no sin destacar, por supuesto, la magnífica como siempre banda sonora de John Williams y Darth Vader hablando con la voz de Constantino Romero, como no podía ser de otra forma.

Ah! como seguro que todos los que habéis reseñado esta película habéis incluido una foto del poster promocional pues yo cuelgo aquí una de Darth Tater que mola lo suyo y seguro que ninguno la ha puesto. Hala, que la fuerza os acompañe (y la suerte también, que tampoco te olvidamos, Mel Brooks).

Darth Tater rocks!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal